Gente Tejiendo Historias:

Casa de las ranas – Anado McLauchlin

El objetivo de su arte es expandir la belleza. . Sonriente, amante de México y viajero, aprovecha cuando estés con él para abrir tus oídos y transportarte con sus experiencias a otro mundo.

_MG_2164

 

Para Anado, el objetivo de su arte es expandir la belleza. Su casa es una difusión acentuada a su estilo del encanto de San Miguel de Allende. Anado es un niño que juega con colores y formas y pinta y pega donde quiere y como quiere. El formato rectangular del típico cuadro colgado en la pared de una casa, en la cabeza de Anado es un limitante sin motivo. Él cuelga del techo, pone figuras donde no van, decora el patio entero, y por qué no, construye un baño psicodélico en la mitad del terreno.

 

 

_MG_2141

 

 

Desde que pasas la reja entras a un mundo surrealista donde un bocho tiene cara de calavera y la barandilla de la escalera es una serpiente de mosaicos. Para delinear bien su territorio, las bardas al exterior están plagadas de sus diseños de sirena, de caras al centro de un remolino de colores, de monstruitos que salen de la pared. El interior es un banquete de extravagancias entre la mano que sale de una silla, el caballo lámpara y el Buda frente a la máscara de un diablo en paredes rojas, moradas, de puntos, de esqueletos, de ventanales.

 

 

_MG_2156

 

_MG_2113

 

_MG_2101

 

 

Anado es una extensión de su remolino de colores. Camisas hawaianas con combinaciones fluorescentes, shorts del mismo juego, tenis rosas con verde limón y un sombrero rojo como cereza de un pastel blanco y enorme que son sus canas que llegan a la espalda y al pecho. Sonriente, amante de México, viajero, aprovecha cuando estés con él para abrir tus oídos y transportarte con sus experiencias en Asia, en Nueva York, relatos con su pareja Richard (con quien vive y se viste igual de exótico) o con alguno de sus cientos de amigos.

 

 

IMG_8888

 

Te espera con su barba blanca y su cueva hechizada a sólo 5 kilómetros de San Miguel, en la Cieneguita. Llamas por teléfono, haces tu cita y Anado mismo te da el tour por la casa, el taller, las dos galerías, los altares, el espacio de los murales donde sus perros corren y mueven la cola. Además, te platica de su filosofía, pruebas su libertad para crear y te transmite un poco de su magia. Él nos dijo, casi al final del recorrido: “We are all magical”, mientras decía que para él era imposible el hecho de morir por completo. Al final, la belleza que difunde él en el mundo, no es parte de su cuerpo, es de algo más eterno.

 

Para más información, visita: Made By Anado

Acerca del autor:

Fernanda Ballesteros

Fb: fernandaballesterosfdz www.fernandaballesteros.com

¡Bienvenido a Slowliving!

Para continuar debemos verificar tu edad.

Tengo por lo menos 18 años de edad