Gente Tejiendo Historias:

Pedro Domínguez: el chef que se enamora cuando cocina

Donde fuera y de lo que fuera, pero que sea en una cocina.

Pedro.Cocina

Pedro Domínguez nunca imaginó que cambiaría sus tierras de cultivo en Santo Domingo Armenta, un pequeño pueblo en la costa chica de Oaxaca, por una cocina. Una especialmente grande, al interior del restaurante Bistrot Mosaico, en la CDMX.

Creció entre milpas, matas de frijol y chiles verdes; al abrazo de padres consagrados a la cosecha y corriendo al lado de siete pares de pies hermanos. Pronto, la necesidad lo hizo dejar el sur y buscar trabajo en la capital mexicana. Donde fuera y de lo que fuera.

Platillo.Pedro

A Pedro lo recibieron el destino y una cocina, en un restaurante francés en Polanco. Hoy ese lugar ya no existe. Sin embargo, con su característica sonrisa salpicada de plata, que combina perfecta con una filipina blanquísima, recuerda cómo sin saber cocinar lo pusieron a prueba haciendo una sopa de cebolla.

El reto se volvió una señal del futuro. A partir de entonces, el oaxaqueño fue espolvoreando su sazón en varios restaurantes. En numerosas hornillas y planchas aprendió y perfeccionó ratatouilles, crème brûlées, estofados y caracoles Bourgogne. A este último, sus manos lo hacen con notable destreza, luego de recrearlo miles de veces, por más de veinte años.

Pedro Domínguez fue el mejor chef de México en 1991. Compitió con los 14 mejores del país y ganó, luego de crear un platillo original, con los ingredientes sorpresa que le pasaron en una canasta: pato, miel, especias y pasta de hojaldre.

Pedro.Chef

Todos quedaron boquiabiertos cuando escucharon que el triunfador había sido el único que llegó tarde a la contienda, el que venía de cruzar toda la ciudad en transporte público, el que luego se convertiría en chef ejecutivo de las tres sucursales del famoso Bistrot Mosaico.

Sus recetas y su gusto exacto lo llevaron a vivir un tiempo en Francia. Sus raíces y sus hijos lo hicieron volver a México. Se casó con dos mujeres y con su cocina. Por eso, cada que un plato sale de las puertas tras las tiene su fortaleza, uno comprueba que Pedro no miente cuando dice que cada que guisa algo, siente que se enamora de nuevo.

Sigue su trabajo en el Facebook de Bistrot Mosaico

Pedro.Dominguez

Acerca del autor:

Ollin Velasco

Tw: @ollinvelasco

¡Bienvenido a Slowliving!

Para continuar debemos verificar tu edad.

Tengo por lo menos 18 años de edad