Lugares perdidos en el tiempo:

El secreto mejor guardado de Finca Hamburgo

¿Qué le pasó a la industria cafetalera y a las fincas de café durante la segunda guerra mundial?

FincaHamburgo

En la frontera de Tapachula con Guatemala, se encuentra Finca Hamburgo.

Espacio que emplea a guatemaltecos que llegan a Chiapas en cuanto comienza la temporada de cosecha de café.

Un lugar escondido entre los árboles de plátano y las plantas de café, que recibe turismo de todo el mundo y exporta café mexicano a varios países.

Finca.Paraíso

La Finca Hamburgo es un paraíso.

En el hotel que construyeron en la parte más alta de Tapachula, está el hotel con spa y la alberca que pareciera fusionarse con el cielo.

La otra parte es la hacienda, en donde mexicanos y guatemaltecos cosechan el café antes de depositarlo en enormes costales.

En temporada de cosecha, cada día; poco antes de que termina la jornada, la luz del atardecer ilumina las bayas de café apiladas en montañas para lavarse y otras más dentro de los costales marcados con pedazos de plástico, bolsas y telas para que cada trabajador identifique el suyo.

Guatemaltecos.Mexas

Tomas Edelmann, dueño de la hacienda, nos pregunta si queremos conocer el museo del café.

A unos cuantos pasos, bajo llave, está el secreto mejor guardado de la finca, un espacio que cuenta la historia de cuando los abuelos de Tomas, originarios de Alemania, llegaron a México y fundaron la finca en 1888.

MuseoFinca

 

El secreto mejor guardado de la Finca Hamburgo

Una huella en el suelo de madera con un pulgar en forma de grano de café, da la bienvenida al entrar en este pequeño museo.

Un teleférico es la primera estructura al subir la escalera. Este teleférico que ahora está fuera de servicio, era la única opción para trasladar el café antes de que se construyeran las carreteras. En él se movían hasta 25 carros cargados de café a una longitud de 1200 metros.

TeleféricoFinca

Otro de los secretos mejor guardados, además del museo, es el secreto de lo que le ocurrió a la industria cafetalera y a las fincas de café durante la segunda guerra mundial:

En junio de 1942 México declara  la guerra a los países del eje. El presidente Ávila Camacho hace listas con nombres de alemanes, italianos y japoneses residentes en México, declarados como “enemigos de la Nación”. Por ser alemanes, los Edelmann formaban parte de este grupo.

El periodo de posguerra favoreció a los cafetaleros. Los precios se duplicaron entre 1945 y 1950.

La confianza de los finqueros en el estado mexicano fue restablecida gracias a la seguridad que se le dio por medio de los certificados de inafectabilidad.

“Terminando la segunda guerra mundial, las fincas intervenidas en 1942 fueron vendidas nuevamente a sus dueños, es entonces que la familia Edelmann regresa, encontrando la Finca Hamburgo muy deteriorada.”

 

CaféFincaH

Uno de los textos que marcó mi recorrido por este pequeño y empolvado museo, fue la cita sacada del libro Uncommon grounds del autor Mark Pendergast que está en la línea del tiempo que cuenta la historia del café y debería llevarnos a reflexionar sobre proceso del café:

“La inexorable ironía de la industria del café es que la mayoría de quienes realizan esas tareas repetitivas trabajan en los lugares más bellos de la tierra, con picos tropicales como telón de fondo en un paraíso de clima controlado que rara vez baja de los 21 °C ni supera los 27 °C y que estos productores ganan un promedio de un dólar por libra.

Finca.PLantas

La mayoría de los países productores viven en la más abyecta pobreza. El café que cuidan recorre medio mundo y termina en mesas de desayuno, oficinas y elegantes barras de café de Estados Unidos, Europa, Japón y otros países desarrollados donde los cosmopolitas consumidores pagan rutinariamente el equivalente a tres libras por una buena taza de café”

Esta cita de Pendergast, el recorrido por la finca y la historia que cuenta el museo del café, nos invita a reflexionar acerca de todo el trabajo y esfuerzo que se hace para que bebas esa taza de café chiapaneco que tanto te gusta. 

FincaVista

Acerca del autor:

Yum Kaax

Tw: @yum_kaax_

¡Bienvenido a Slowliving!

Para continuar debemos verificar tu edad.

Tengo por lo menos 18 años de edad