Lugares perdidos en el tiempo:

La Bodeguita del Medio: comida cubana y mojitos para transportarse al Caribe

La Ciudad de México no tiene mar, pero sí una sucursal de Cuba en el número 37 de la calle Cozumel, en la colonia Roma.

Bodeguita.Cuba

La Bodeguita del Medio, el restaurante más importante de la isla caribeña, abrió en esta locación un portal que conecta directamente con las entrañas de un país en donde pareciera que los almanaques se detuvieron hace más medio siglo, y ahora cuentan sus anécdotas a todo aquel que quiera oírlas, en plena capital mexicana.

A pesar de que el negocio abrió hace 70 años en esta primera sede en tierras aztecas, a ritmo de mambo y guaguancó, la gente parece conocerse de vidas pasadas.

Todo comenzó al interior de una “bodega”, inusualmente ubicada a media cuadra (por lo general, todas estaban en las esquinas). Su dueño, Ángel Martínez, pronto se dio cuenta que la sazón de su esposa era un don digno de compartirse con los demás, y empezaron a vender guisos típicos cubanos.

BodeguitaTipicos

Así nació una de las referencias gastronómicas cubanas más importantes a nivel mundial.

“La Bodeguita”, como se le conoce comúnmente, ha sido un éxito desde que llegó a México.

Por sus mesas de madera desgastada y sus sillas forradas con piel de vaca han pasado cientos de famosos, con distintas profesiones y oficios, en busca de diversión, un buen trago y la certeza de que en cada cucharada se llevan unos cuantos gramos de Cuba a la boca.

LaBodeguita

Recientemente, una gran amiga y yo sentimos una imperiosa necesidad del Caribe y anclamos en el restaurante. Pedimos “lo más tradicional” y nos ofrecieron las opciones de su carta criolla.

Al poco rato de haber ordenado llegó hasta nosotros un banquete, anticipadamente inacabable, con masitas de cerdo, pierna asada en su jugo, “ropa vieja (un guiso con carne desmechada)”, los legendarios “moros y cristianos (frijoles negros con arroz)”, plátanos maduros, “tostones (plátanos dorados aplastados)” con una salsa especial cubana, arroz amarillo y frijoles “dormidos (con un caldo bastante espeso).”

Moros

Los orígenes de este restaurante con alma de bar se remontan a 1942, en La Habana.

No obstante las paradas obligadas en su carta de comida, algo que no pudimos negar es que sus mojitos fueron de lo mejor de nuestra tarde.

En su barra, siempre ocupada por quienes prefieren transportarse al ardiente malecón de La Habana mediante la magia de este drink, uno siempre encuentra distintos motivos para probarlo: existe el tradicional, el que lleva tequila y hasta mezcal.

BarraBodeguita

Sin embargo, como nuestro objetivo de la tarde era vivir el arte de ir despacio, supimos exactamente qué ordenar primero: el hecho especialmente con Ron Zacapa 23.

Las condiciones ideales para vivir el are de ir despacio se nos pusieron enfrente, así que nos dejamos llevar.

Las paredes con mensajes muy pronto se tornaron bohemias, cada mesa empezó a poblarse de historias y algo de La Habana se instaló en nuestra mesa.

Bodeguita

Asomar la cabeza en sus salones con paredes tapizadas de firmas, da la sensación de estar entre amigos.

Por más de una razón, decidimos recordar por siempre ese día (que se nos volvió noche muy pronto) con un mojito en la mano.

Si estás en México y quieres visitar Cuba a través de La Bodeguita, búscalos en:📍 Calle Cozumel 37, Colonia Roma, en la Ciudad de México, o visitar su página: La Bodeguita Del Medio para conocer todas sus ubicaciones. 

La Bodeguita

Acerca del autor:

Ollin Velasco

Tw: @ollinvelasco

¡Bienvenido a Slowliving!

Para continuar debemos verificar tu edad.

Tengo por lo menos 18 años de edad